Llevar el exterior : Tener un jardín en casa puede parecer un pensamiento descabellado hoy en día, pero las plantas de interior pueden ayudarlo a satisfacer su necesidad de tener uno. Estas plantas hacen que sus interiores se vean más vivos, hermosos y pueden ayudar a alegrar su espíritu. Las plantas de interior son asequibles y no requieren un gran espacio para ser plantadas, todo lo que necesita hacer es llevar las plantas a casa y seguir estas instrucciones para verlas crecer.

Compra de una planta:

Compre una planta que luzca saludable y sea apta para el cultivo en interiores. Debe evitar recoger plantas con manchas, parches, hojas amarillas o marchitas o aquellas que carecen de brillo natural. Puedes comprar plantas como bambú de la suerte, hierro fundido, cactus de navidad, aloe, croton, planta del dinero, etc.

Aire y luz:

Estos son los requisitos básicos para que una planta crezca. El interior de nuestras casas tiene menos luz y aire fresco, por lo tanto, mantenga sus plantas en un lugar donde puedan recibir el máximo de aire y luz solar. No cambies la posición de la maceta con frecuencia, ya que esto puede dificultar el crecimiento de tu planta. Si su casa no recibe suficiente luz solar, puede iluminar el lugar artificialmente con lámparas fluorescentes.

Dales un poco de sol:

Las plantas son positivamente fototrópicas, es decir, crecen hacia la luz del sol y esto puede provocar que las plantas se doblen. Mantenga sus plantas al aire libre durante unos minutos bajo la luz solar directa cada vez que alterna, ya que esto las ayudará a crecer derechas. No deje la planta expuesta a la luz solar por mucho tiempo, ya que puede marchitarse y cambiar drásticamente la temperatura y la luz puede dañarla.

Humedad:

Los niveles de humedad son bajos dentro de una casa y los acondicionadores de aire agravan aún más la condición. Rociar agua sobre tus plantas ayudará a hidratarlas y también las dejará relucientes. También puede guardar un bol que contenga agua para mantener los niveles de humedad.

Agua y fertilizantes:

Las plantas requieren agua para preparar su alimento. El riego regular de la planta es esencial, sin embargo, la mayoría de las personas tienden a hacerlo en exceso o en defecto. Si la tierra de la maceta está húmeda, no es necesario regar. Se deben usar fertilizantes solubles en agua que contengan nitrógeno, potasio y fósforo para un crecimiento equilibrado de la planta.

Inspeccionar:

Revise la planta regularmente para detectar cualquier indicio de plagas, insectos o enfermedades. Si ve algún signo de enfermedad, aísle la planta infectada de las otras plantas, luego retire las hojas infectadas y lave la planta. Si el problema persiste, utilice un pesticida. Retire las hojas muertas y secas regularmente de la maceta y la planta.

Trasplante:

Su planta no puede crecer en la misma maceta para siempre, ya que las raíces crecen y requieren más espacio, por lo que debe cambiar la maceta después de un tiempo y también rotar la tierra. Esto asegurará el crecimiento adecuado de sus plantas.

Por último, pero no menos importante, recuerde siempre que las plantas, aunque no puedan comunicarse, requieren su amor y cuidado.